lunes, 8 de diciembre de 2008

Contra Agustín Fernández Mallo (pobre)

Esta tarde no puedo hacer otra cosa, intento ver una peli en Megavideo pero la descarga va muy lenta, leer un libro no me apetece, sólo leo páginas en internet, veo a Enjuto Mojamuto (he comprado una camiseta con su cara) y capítulos de Family Guy, leo a Alberto Olmos, su blog, Hikikomori y descubro en él lo que hay en mí, leo precisamente lo que quiero leer. Es jodido escribir lo que uno quiere leer, lo que a uno le gusta leer. 
Esto de crearse un blog del ojo derecho empiezo a sospechar que va en contra de mis intereses literarios ya que ahora me basta con escribir aquí cuando no sé qué hacer, antes, escribía solamente en un blog, un blog donde me exigía cierta literariedad (jajajaja, qué asco me doy) pero como aquí cuelgo cualquier cosa agoto mi necesidad comunicativa en un pis pas y me olvido. 
Mierda. Estoy manchando de grasa las teclas de mi MacBook Air, estoy comiendo un par de filetes de cerdo recalentados en el microondas y bebiendo una Mahou Clásica y tengo los dedos un poco pringosos de mojar pan en el aceitillo. 
Leer a Hikikomori, a Alberto Olmos en sus últimos posts es inspirador, a uno le dan ganas de ponerse a hacer lo mismo, con la diferencia de que este chico de 33 años escribe mejor que yo, escribe mejor y encima sin esfuerzo, mamón. Pero lo que quiero es meterme un poco con Agustín Fernández Mallo, no sé, le tengo ganas. 
Primero decir que leí Yo siempre regreso a los pezones y al punto siete del tractatus el mismo mes que salió al mercado cuando ni Cristo en la cruz sabía quién cojones era este chaval. Pues nada, un servidor lo leyó, y leyó Casa Tomada, una revista diletante de arte laxo (que él fundó, creo, o al menos colaboraba, y mandé un texto y todo y como era normal me dijeron que gracias, pero no), y leyó Creta Lateral Travelling, sí, lo leí todo cuando nadie lo leía, pero no me gustaba demasiado, lo que me gustaba era su diferencia, no su poesía. Como poeta, Agustín Fernández Mallo (AFM a partir de ahora) es algo mediocre, sin embargo él dice ser poeta, no novelista, y resulta que la fama y el reconocimiento le han llegado con sus "novelas". Ahora, con la reedición de Creta blablabla acude a presentaciones, entrevistas, aparecen reseñas en los medios, ahora, resulta que Creta es la hostia tíos, la madre del cordero, cuando es un librito mediocre. Nocilla Dream me gustó, me influyó, me inspiró, Nocilla Dream es un buen libro, muy bueno, no es Rayuela, claro, ni lo pretende, aunque lo que ha hecho AFM lo hizo Cortázar mucho mejor. Pero eso da igual, AFM ha venido a renovar un poco todo esto, darnos unas pataditas en los huevos, luego Nocilla Experience también mola, lo mismo que la Dream, es novedosa, inspiradora, leerla me hace pensar, me hace coger un boli y una libreta, me hace escribir. Y eso lo hacen los buenos libros. Pero claro, luego le publican Carne de pixel en DVD y le dan un premio, no sé cual, pero se lo dan, se lo regalan, que lo sé, hay ciertos premios que los dan así, con el dedito, me lo ha dicho un amigo mío, que es premio Adonais, me ha dicho que le ofrecieron el premio Radio 3, en DVD, pero el dijo que no, porque ya iba a publicar en Algaida o Acantilado. Cuidado, que no critico a AFM por esto, si a mí me dicen ¿quieres este premio y te publico en DVD? yo digo, toma claro. Pero es que AFM ya me rechina, siempre con lo mismo, con las afueras, on the road, los postes de teléfono y las máquinas de aire acondicionado, lo post, lo after, los descampados, los desconchones, las gafitas de pasta negra y la pinta de fisicósofo con camisas retro. Y además Carne de Pixel es una cagada que Vicente Luis Mora y sus amigos alaban y recitan de memoria en simposios y cenas y entrevistas. Lo mismo pasa con Fontaine Odisea, publicado en La poesía Señor Hidalgo, sólo he leído un par de poemas, pero nada, no me dice NADA. Todo lo contrario que Manuel Vilas, joder, esto sí es un poeta, a él también lo meten en la Generación Nocilla, y me da igual, la Nocilla me gusta, me como unas rebanadas de pan de molde con Nocilla mojadas en leche con Neskuik que lo flipas. Los poemarios de Manuel Vilas sí dicen algo, los de AFM dicen chorradas que en el fondo no dicen nada (bueno, dicen lo que dicen, pero me da igual), aunque llegue ahora VLM o Eloy Fernández Porta (léase Afterpop, en Berenice) y me den de hostias con sus teorías y sus lecturas. Lo reconozco, soy bastante ignorante, no he leído a Lyotard, ni siquiera a Thomas Pynchon, ni a Deleuze, y apenas sí he ojeado el citado libro de Porta, ya, mi cultura literaria se limita a que me quedan 6 asignaturas para licenciarme en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, lo cual significa lo mismo que ser gilipollas, porque conozco cada zopenco estudiando esa carrera... así que, no pretendo hacer una crítica desde el conocimiento, no, mi crítica la hago desde la sensibilidad, la sensibilidad de un admirador de un único libro de Bukowski (La senda del perdedor), de un único libro de Don DeLillo (Ruido de Fondo), de un único libro de Cortázar (Rayuela), de un único libro de Alberto Olmos (Trenes hacia Tokio), de dos libros de Francisco Umbral (Un ser de lejanías y Mortal y Rosa), de algunos poemas de Roger Wolfe, Karmelo Iribarren y Ángel González, de un libro de Salinger (El guardián entre el centeno) y algunas cosas más de las que ahora no me acuerdo. Desde esa sensibilidad que me permite saber cuándo leo algo que me revuelve, que me comunica, cuándo alguien está escribiendo algo serio y cuándo lo que escribe es un cagarro demasiado literario o postpoético. Pero ojo, insisto, me gustan las dos Nocillas y me apetece leer Nocilla Lab, visito a menudo el blog de AFM porque en él encuentro ideas para escribir, pero ya me agota un poco tanto poema transgénico y tanta mutación cibercultureta. Aunque yo hago lo mismo a veces, oye.

Por lo demás, bien. Seguiré las andanzas de AFM durante mucho tiempo, porque en el fondo, él representa lo que me gustaría ser y encima le quedan mejor que a mí las gafas de pasta.

6 comentarios:

J. dijo...

DTB>AFM

es cuestión de gustos, y sobre eso..a pesar de que hay mucho, todavía no hay NADA escrito

Odal Orto dijo...

Es lo malo de ser joven, que se mira en horizontal más que en vertical y, claro, se acaba hasta los mismísimos de tanta ruptura, tanta innovación y tanta gaita. Pero es transitorio, no te preocupes. Publicarás un libro y pregonarás a Garcilaso.
Y me gusta la palabra "cagarro", sí señor.

Sergio dijo...

Yo no he leído a AFM, pero si dices que Cortázar ya lo hizo antes y mejor (creo que eso me lo dijiste hace tiempo ya), ¿realmente es necesario? ¿A qué viene tanta ruptura si lo que hace es "copiar" a los que de verdad rompían? Igual estoy metiendo la pata hasta el fondo; es lo que tiene no haber leído Nocilla (y eso que me la han recomendado hasta la saciedad, pero bastante tengo con el trabajo y los gustos personales).

Otro día que me paso por la calle del Poeta y no estás, a ver si bajo pronto que las chicas nos van a echar de menos (dos siempre mejor que uno).

Un abrazo

Anónimo dijo...

Nocilla Dream es una novela tan moderna que ni siquiera hace falta haberla leido para hablar de ella.

Lo que más gracia me hace de AFM y de toda esta gente (como Ferré) que hablan de la estructura blog, de redes... etc ESTA GENTE no había tenido un blog en su puta vida salvo post-publicación. Lo cual me dice que esta gente no esta por delante de nada ni nadie, cualquier niña tonta de 15 años que está todo el día colgada del messenger sabe más de la cultura actual que toda esta pléyade post-chupapollas.

Y soy emilio, joder.

Rain dijo...

Pensaba en los best sellers que son los despelotes en ventas. Pero una los lee y no los digiere. Plaaaf, nada.

Uno ha cosntruido su base de lecturas, su nutrición de lector, de creador, por qué no. Y si esta nutrición no es análoga a la comida chatarra, no te vas a dejar endilgar por todos loes elogios a tal o tal libro, autor, moda, asombro. Simplemente, lees, te conectas y admiras o no. Sigues o no.

Seguiré por aquí y leeré Nocilla Dreams :)


*

Ah, me inquietan los textos que posiblemente entran en tu definición como post-poéticos. Hay unos que son tan hermosos que nunca de los nuncas los encuentro descartables...

Un abraxo.

Danilo T. Brown dijo...

¿cuales entran en mi definición de post-poéticos?
mi no entender!

Un saludo a todos los presentes.