sábado, 20 de diciembre de 2008

oh! esto es un diario!

Hoy. Hoy es un día en que ha amanecido a no sé qué hora y ha anochecido a otra que tampoco sé. He trabajado vendiendo libros, colocando libros, hablando y preocupándome un poco. Un día como cualquier otro, joder, sólo me salen tópicos, he estado a punto de escribir que este día es como una fotocopia del anterior aaaaaaaaaaaaaaah!! necesito cambiar de dieta o algo.
Tengo un problema. Bueno, no sé si es un problema, pero me ocurre algo. No puedo leer. Mi cuerpo se rebela cada vez que abro un libro, me entra sueño, un sueño insoportable, llevo muchísimo tiempo si acabar un libro, bastantes meses, no llego a leer ni un libro al mes, esto es, joder, esto es una mierda, a quién cojones, con perdón, le interesa mi vida? quién entra en este ojo derecho? con qué interés nadie lee entradas como esta? lo que ahora escribo debería quedarse en la papelera de mi ordenador (o computadora, que acabo de leer a un argentino que dice que el nombre de ordenador es feo y que deberíamos cambiarlo por el de computadora de una jodida vez). Esto es lo mismo que no decir nada, mear, cagar, sacar algo a la fuerza. Sólo un par de cosas puedo decir. Estoy enganchado al blog de Alberto Olmos, ahora está escribiendo un post diario donde cuenta cómo escribe su novela, es muy interesante, lo leo todos los días sin falta, y me gusta más que cualquier puta novela de las que empiezo a leer todos los putos días. Hace poco dijo algo sobre la verosimilitud, antes, lo que se le pedía a una obra literaria era que fuese verosímil, y tal, pero ahora, eso ya no sirve, ahora la obra literaria tiene que ser verdad. Y, joder, es verdad. Me cuesta mucho leer novelas, no me las creo, noto el juego, el espera que te cuento esto primero que luego ya te cuento lo otro y fíjate lo que ha pasado ahora, no me lo trago, no, no, uno de los mejores libros que he leído, creo que este año, es una biografía de Bukowski, mucho más interesante esa biografía que muchos de sus cuentos. La verdad. Seguro que volveré a escribir sobre esto. 

Hace un par de horas me acerqué a Mercadona a comprar bebida de soja con chocolate, pan, jamón york, patatas fritas y agua mineral. Mientras iba andando hacia allí suena mi móvil. Casi nunca cojo el móvil, me da mucha pereza hablar por teléfono, no me fío, pero bueno, lo cojo y era mi editor. Qué bien suena esto: mi editor. Que quiere que le mande el archivo con mi libro y una breve biobibliografía para la solapa y una foto. Una foto, una foto que quedará fijada para siempre en la solapa de mi primer y tal vez único libro. ¿Cómo se come eso? No me gusto en fotos, no en fotos normales, yo quiero fotos chorras como yo, fotos donde salgo sacando la lengua y haciendo obscenidades. Yo soy obsceno. Me da vergüenza ser normal, la normalidad me la guardo para casa y para mi trabajo, pero el resto del día, cuando estoy en la calle y soy yo, uno que anda sin pisar las rayas de los adoquines, procuro esconder mi normalidad en una pose literaria y alegre, en una cosa fría y ególatra, no sé, me lo estoy inventando para alargar un poco el texto. 

Ahora tengo que hablar de mi mismo para la solapa del librito. ¿Qué puedo decir de mí que suene bien? No quiero hablar de mis publicaciones (las hay, malditos, pero pocas) ni de mis superestudios, eso no tiene nada que ver con lo que he escrito en el libro, debería hablar de mis obsesiones, claro, pero entonces, nadie iba a pasar de la solapa. Fijo que no.

Ya va siendo hora de ver algo en la tele, o de ponerme la sexta temporada de Sexo en Nueva York en el ordenador, perdón, computadora. Creo que le pediré a alguien que escriba mi biobibliografía, a la camarera del bar Bahía, por ejemplo, ella sí sabe lo que de verdad me gusta.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Si quieres te la escribo yo, perra.

Me alegro mucho (y me da mucha envidia) por tu publicación.

Un fuerte abrazo,
M. Djerzinsky

PD: Visítame ya en http://micheldjerzinsky.blogspot.com/

Danilo T. Brown dijo...

escríbela, si tienes huevos... mamón

Rain dijo...

el libro. tu libro. será como volver un poco a los tiempos de las escaleras mecánicas, creo. espero tu libro.

Anónimo dijo...

Pero puede que no te haga justicia...

M. Djerzinsky

J. dijo...

la premisa de la foto del escritor es:

a) parecer un fantasmón
b) parecer un gilipoyas

:-P

yo prefiero la B, son más adorables.

y molaría una biografía (no se si llego tarde o no) a tu estilo. Como la de hace dos post.

que mania con lo que sólo lo que merece la pena se lee en papel!!