viernes, 28 de noviembre de 2008

Como boca de lobo

Anoche, leyendo Generación X, de Douglas Coupland (como ya sabrán algunos) libro que es un referente generacional para todos aquellos que a día de hoy ronden los 40 (yo debo ser de la generación Nocilla, o Mileurista, o generación XY), digo, que anoche, leyendo este libro, me topé con una de las expresiones que más odio: “oscuro como boca de lobo” aaaaaaaaaaggghh!!! Cada vez que leo esta simpleza tan manida en un libro me dan ganas de tirarlo a la bañera, o al estanque de los patos. Douglas Coupland, joder, joder, con el respeto que te tenía, después de leer el gran jPod, después de El ladrón de Chicles (que no terminé, y qué, uno no necesita terminar ciertos libros, basta con lo que saques de ellos mientras los tengas delante, un libro, gracias a las nuevas generaciones, es mucho más que la historia que te cuenta, y como la historia ya no es lo más importante, ¿por qué mierdas tienes que leer el libro desde el principio hasta el final? ¿para saber si se casan? Hay otras cosas, yo me quedo con esas otras cosas, y Coupland me las da, y Don DeLillo, y Wallace, y Pynchon cuando me digne leerlo). Perdón, ¿por dónde iba? Da igual, lo que quería decir es que no podemos escribir “oscuro como boca de lobo” y quedarnos tan panchos, es como si ahora habláramos de las perlas de tu boca, o del oro de tus cabellos, o del marfil de tu cuello, como si cayéramos en abismos insondables, nos adentráramos en tormentas tempestuosas, o cagáramos mierdas marrones y humeantes que flotan en váteres blancos como la nieve. Que no, joder. Eso de oscuro como boca de lobo ya lo leí en Ken Follet, y leerlo en Douglas Coupland me duele mucho. Menos mal que el libro es prestado (gracias Sergio, espero devolvértelo pronto) que si no estaría flotando como una mierda humeante en un váter níveo. Pero por lo demás el libro está bien. Bueno, los protagonistas, tres jovenzuelos, se sueltan sus historias, sus cuentos, cada cuatro páginas, pero si prestas atención, cada párrafo es un motivo para dejarlo todo y ponerte a escribir, lástima que no pueda subrayarlo (gracias Sergio) ni doblar las páginas. Es curioso, pero en el libro Juego de Tronos, (que también estoy leyendo) al que se le presupone (yo le presupongo) menor calidad literaria (y según escribo esto me salen ronchones en los brazos, no puedo creerme lo que estoy escribiendo… ¿calidad literaria? ¿qué sabré yo?) no he encontrado esa expresión tan odiosa, de hecho, es un libro que me está sorprendiendo muy gratamente, aunque en este caso, lo que realmente interesa, lo único que interesa, al revés que con Generación X, es la historia, es como una telenovela, como un culebrón, pero en una edad indeterminada, en un mundo donde hace 500 años se extinguieron los dragones y donde el verano puede durar lustros. Me gustan los personajes, me gusta cómo va avanzando poco a poco la historia, cómo se va liando todo, las espadas, la sed de venganza, la lucha por el trono, en fin, un libro de aventuras fácil de leer y sin expresiones oscuras como boca de lobo.

4 comentarios:

J. dijo...

se puede decir más alto pero no más claro.

:-P

PD:no será cosa del traductor??

Sergio dijo...

Si tanto te interesa subrayalo, dobla páginas, pégale post-its y si quieres incluso tíralo al mar. Así cuando lo relea, si es que lo hago, tendré el camino allanado.

Buen fin de semana

PD: El próximo café lo pago yo, a ver si el martes nos acordamos y les llevamos unos bombones a las chicas.

Rain dijo...

:)!

Boca de lobo, tenebrosa- con Kevin Costner y tú.

Tú eres el que escribe sin metáforas del carajin.

Bravo por eso. Te abraxo.

Rain dijo...

Regresando, te cuento que en Tokio Blues también encuentras la expresión boca de lobo. Cuando Watanabe entra a la casa de Midori. La primera vez. Sí, y recordé este post tuyo :)

POero es que la novela no se arruina por ello :) Y de todos modos me pregunté ¿qué pasa con esta expresión boca de lobo?
:)