sábado, 8 de mayo de 2010

mi hijo

hay gente que me odia y hace bien y hay gente que me ama y hace mal. hay gente que me mima y que me odia y hay gente que me ama y que me mola y también hay gente que sencillamente no me dice hola :)

mi hijo. tengo un hijo de dos años, él dice que tiene tres, lo dice con tres dedos que son sus tres deditos de niño y dice que la leche y que el flan y dice que cuando sea mayor va a ser toro, o mosca, o bombero. yo le digo que informático o manipulador de alimentos y él dice playstation. playstation y caliéntame la leche cuando se acerca a mi dormitorio a las 2 de la mañana y me toca el hombro papá papá, leche, dice, leche y se va al sofá mientras hago todo lo que mi hijo necesita y se queda dormido. microondas.

mi hijo triunfará en la vida, será funcionario o albañil y con un poco de suerte acabará sus días sentado en la puerta de una parroquia con un vaso de cartón y por favor una ayuda para este pobre hombre. y vivirá muchos años y pasará a la historia por ser aquél y no tener miedo de andar a oscuras por los pasillos. mi hijo se sube a una valla de hierro y su madre que soy yo se levanta de la mesa, hijo, que te haces daño, ven que te explico, hijo, ven aquí, ay. y le quito la rebeca porque hace calor y me tomo una cerveza porque hace calor. 

hoy he dejado un libro en el suelo de una plaza y me he ido a desayunar, era un libro que regalaban con el QUÉ LEER y como no lo quería lo dejé por ahí tirado. lo que regalan con el QUÉ LEER es mierda, eso así de primeras, luego leí un par de párrafos y efectivamente, al suelo. después de desayunar vuelvo a pasar por el mismo sitio y veo a un señor no del todo bien vestido leyendo con interés ése libro que yo había despreciado. todo es igual, da lo mismo, la literatura que a unos les sobra otros la aprovechan. da igual lo que sea eso que llamamos literatura, si viene encuadernada y hay letras dentro en cierto orden lógico, hay gente que venga, lo que sea, y se pone a leer sin miedo a hacerse daño. me gustaría acercarme y explicarle ay que se hará daño y que así no ven que te explique, pero él ya es mayorcito. 

pues que aproveche.

8 comentarios:

Serenissimus dijo...

Leyéndote le entran ganas a uno de ser padre, o de comprar el Qué Leer para ver qué es esa mierda.

Serenissimus dijo...

Leyéndote le entran ganas a uno de ser padre, o de comprar el Qué Leer para ver qué es esa mierda.

a p n e i c a dijo...

los más insoportables para mi son los que aman y hacen mal porque sus motivos son idiotas de los de para de contar, y sobre todo los que adoran y esperan órdenes porque solos no saben pensar. cuando veo una de esas miradas... echo a correr como alma que corría más que el alma que el diablo se llevaba.

(interesante íncipit, si se me permite. lo de que no te dicen hola, mola... jajajaja).

Anónimo dijo...

es un pleasure verte por aquí
aguantemos la respiración

...

todavía habrá gente que al leerlo se asombrará pensando que tengo un hijo.

DTB

Sansón dijo...

---Yo tambien tengo un hijo que de pequeño decia que iba a ser "toro", "mosca", y "pitufo", no he podido por menos que al leerte recordar y evocar aquellos tiempos tan lejanos, y luego tan proximos con tu articulo.
--Un abrazo

Dina dijo...

¡Que interesante! ¡Bonita alegoría!

L.P dijo...

Lo peor de los hijos es que luego crecen y son otra cosa que no sabes que son, pero que nada tiene que ver con lo que creíste que podían ser...

Saludos
L;)

Marina dijo...

Solo pasaba a saludar, por cierto me encanta tu blog =)