lunes, 13 de abril de 2009

el no

12. Mi libro. Anda y que le den por culo. Por ahora no sale mi libro, se ha aplazado, sin fecha, la publicación. El ayuntamiento que convocó el premio y que costeaba parte de la edición no tiene dinero, y cuando no hay dinero, donde primero se recorta es en cultura, y me ha tocado a mí. He hablado con el editor, que se llama como yo, Manuel. Dice que por ahora no pueden hacer mucho, van a reunirse con el concejal de cultura para ver si se cierra una fecha aunque sea en otoño y si no estudiar el modo de publicarlo de manera independiente al premio (y eso tampoco me lo asegura al 100%), aunque para eso yo tendría que renunciar por escrito a mis 4000 euros y todo lo demás. A mí el dinero me la suda, no necesito los 4000 euros, tampoco es que necesite el libro publicado, yo escribo igual con libro o sin él, sigo igual. Sigo escribiendo, sigo dándole importancia a las cosas que me ocurren y que son pequeñas, de hecho, ahora, incluso con más ánimo. La roca de Sísifo vuelve a caer. Había otra editorial, Huacánamo, que se interesó hace no mucho por lo que aparecía en el ojo izquierdo. Les mandé cosas, algunas les gustaron, me pidieron más, no recuerdo si les mandé más, pero es que gran parte de lo que tenía fue a parar al libro que tardé 2 años en escribir, digamos que escribí mucho y a los dos años vi que tenía un libro, además de un montón de otros poemas y prosas que tal vez, con tiempo, darían lugar a otro u otros libros. En ello estoy. Sigo escribiendo sin orden, lo que me da la gana cuando me da la gana, en su momento pensé escribir una serie completa sobre el ojo izquierdo, de ahí que abriera un blog con ese nombre, pero luego, he ido dándome cuenta que el ojo izquierdo, como tal, me cansa si aparece en cada texto de manera explícita. Es evidente (vidente) que todo lo que aparece en ese blog está visto desde el ojo izquierdo. Me dicen en la editorial que tenga paciencia, pero no me aseguran que lo vayan a publicar, aunque me aseguran que les ha gustado mucho y que es exactamente el tipo de libro que buscan para sus publicaciones. Así que, así estamos. Me quedo solo. Otra vez. No sé si volveré a presentarme a premio alguno. Ya decía yo que esto había sido demasiado fácil. ¿Cómo le digo ahora a todo el mundo que ya no sale el libro? ¿Que no se sabe cuándo saldrá, si sale? Ellos, los del ayuntamiento, han quedado mal, pero a mí me han hecho quedar como un gilipollas. A menos de 2 semanas de la presentación oficial me entero de esto. Tal vez debería estar cabreado, deprimido (¿más?), pero lo cierto es que me da un poco igual, primero, porque nada soluciono cabreándome, segundo, porque de todos modos, mi confianza se ha visto reforzada desde lo del premio, tercero, porque por suerte, nunca, nunca me sentí mejor escritor por obtener ese pequeñísimo reconocimiento, y ahora, por suerte, no me siento peor escritor por quedarme sin él, al menos, hasta nuevo aviso. Yo sigo adelante, que es, irremediablemente, el único sitio al que cabe seguir. Y escribo, porque, señores, yo soy escritor, soy poeta, y escribo. Escribo en blogs, que es donde hay que escribir, pero no aquí, por dios, no en la parte derecha, sino en la izquierda, la literatura zurda. Ahí vamos.

7 comentarios:

e.e. cumings dijo...

Pues qué putada, pero que les den mucho por culo. De momento a esperar y ya veremos, que 4000 euros son muchos euros (quien los pillara, estoy por hacerme poeta jajaja es broma).

Por lo pronto podemos disfrutar de ambos ojos y eso alivia un poco el mono.

Ánimos y abrazos

Arturo dijo...

Manuel, Sí Manuel por fin eres escritor. Tienes todo lo necesario para serlo y ahora además tienes lo que todos los escritores tuvieron, al menos todos los que adelantaron su pie izquierdo en el mundo señalando con sus dedos a aquellos que se habían quedado en la línea de salida sin hacer nada, tienes el alma encendida para acabar explotándoles en la cara.
Yo cuando era demasiado joven y creía que mi escritura era cojonuda andaba de concurso en concurso perdiendo siempre y sintiéndome desdichado, cada frustración mejoraba mis poemas, me revestía de argumentos, me hacía más fuerte. Al final eres como los putos Harlem Globe Trotters, un puto escritor negro demasiado bueno para el juego reglado. Y es que donde estén las canastas de redes metálicas...
Por cierto no llames al editor "tu editor", porque eso hace que sea tuyo pero también tú suyo. Es simplemente "el editor". Aunque ya sabes que quien ordenará tus textos, comentará tus libros y hasta tu popia vida seré yo. Como en Ruido de Fondo: ¿quién morirá primero?

El literato morboso dijo...

¡¡Eh, eh!! ¡Y yo también!

Danilo T. Brown dijo...

queridos cabrones:
ee cumings, gracias, sí, toca esperar, pero no pienso quedarme de brazos cruzados.
Arturo, Arturo... siento que es cierto lo que dices y lo dices y me viene bien. El editor, el editor, el editor asegura, dice que sí, pero bueno, yo no me fío, al menos, puedo colaborar en su revista literaria "Papeles mojados de río seco". Y tengo mis charlas-conferencias que he de preparar.
Literato, mamón, qué mierdas vas a controlar tú? eh? eh? mariquita? ay... cómo me acuerdo de esas tardes en las que te leía mi último texto y tú escuchabas y dabas tu opinión y criticabas y hacías que escribiera mejor.
de todos modos el que me inició fue Arturo, el que me dio las alas fue Arturo, escribiré sobre eso. Pronto.

Kerala dijo...

Ah, con que Manuel, pues fíjate esto está por convertirse en un club de hombres, pero no quiero perderme tus pequeños grandes triunfos, seguiré leyéndote aunque no te publiquen ahoritica, a quién le importa si te tenemos cautivo por acá.

Kerala dijo...

Ah, con que Manuel, pues fíjate esto está por convertirse en un club de hombres, pero no quiero perderme tus pequeños grandes triunfos, seguiré leyéndote aunque no te publiquen ahoritica, a quién le importa si te tenemos cautivo por acá.

Rain dijo...

El blog se convierte en ubicuo libro. Tu libro.
Seguir leyéndote. Sí.