domingo, 21 de septiembre de 2008

ALGO DE MIERDA PARA LEER:

Mañana otra vez de viaje. Llevo todo el domingo viviendo una vida que no es mía, sin hacer nada, mirando cosas, poniendo la tele a ver qué hay y llamando a gente para no hablar con la tabla de planchar. Lavo algo de ropa y pienso que ya va siendo hora de ponerme a recoger trastos y tirar mierda. Esta mudanza va a servirme para renovarme un poco, desprenderme de todo lo que la vida pone a tu alrededor por el sencillo hecho de ir de vez en cuando a un centro comercial o mirar los anuncios de la tele. Está claro, mi vida genera un montón de mierda, basura, trastos absurdos y pegatinas que guardo en el cajón de la mesilla. Miles de libros. Qué cojones voy a hacer con los varios miles de libros que tengo en casa. No pienso llevármelos todos. Imagino que dejaré en el pueblo los que no me lleve a Alicante. Imagino que a Alicante me llevaré varios cientos, sólo los mejores, los que me entienden, los que a lo mejor quiero releer, los que no he leído pero creo que voy a hacerlo un día de estos. Yo siempre cojo alguno de esos libros y lo empiezo a leer cuando me meto a cagar en el servicio con la puerta abierta. Porque yo cago con la puerta abierta y leo alguno de esos libros que siempre tengo por ahí a medias. A veces hasta me llevo varios libros al váter, no sé, por si acaso. Y para qué narices quiere uno tanto libro si no es para impresionar a las visitas. Me da miedo irme, hacerme más delgado, quitarme un peso, varios kilos de ropa que no me pongo desde hace cuatro años, tengo mierda para parar un tren. Lo juro. Ahora voy a irme a la cama, que mañana viene el taxi a recogerme a las 6 y ya no habrá descanso hasta la noche. ¿Cómo mierdas puede uno pararse a escribir algo en condiciones con tanto ajetreo? Con razón los escritores (los medianamente buenos) no son corredores de bolsa ni presidentes de grandes multinacionales. Un escritor necesita tiempo. Aunque sea un escritor de blogs. Meterme aquí para decir que me pica el culo o que no tengo tiempo de pensar no es algo que precisamente me realice como persona, pero necesito escribir algo, lo que sea, y esto por ahora me permite sentir que algo en mi sigue significando, que tanto movimiento y tanto no parar y no saber y tanto retroplaning todavía no han acabado del todo conmigo, sigo dándole a la tecla, aunque sólo sea para decir cómo me va, aunque mi ojo izquierdo esté seco. A lo mejor intento hacer eso que dijo Elpenor, mirar y transcribir la misma cosa con cada ojo, lo malo, es que ahora que lo pienso bien, eso es prácticamente imposible, porque aunque ambos ojos miren hacia el mismo sitio, ven cosas que no tienen nada que ver por lo que no tendría mucho sentido. No puedo sentarme en los jardines del Palacio Real y escribir con un ojo y luego el otro. No sucede así, generalmente, un ojo anula el otro, si el ojo izquierdo mira el derecho no se abre. Un supermercado es un supermercado o no lo es. He empezado a leer un libro que acaba de publicarse en Lumen: "Conversaciones con Woody Allen", esto no tiene nada que ver con lo que he contado hasta ahora, lo sé, pero es una forma como otra cualquiera de dar por finalizada esta entrada.

5 comentarios:

rain dijo...

Yo estoy leyendo (un poco releyendo)El Lamento de Portnoy en el baño.
También leo a veces revistas y los otros detalles no los cuento, claro. Aunque me gustaría.


Suelo pensar en unos ojos, miro ojos, los parpadeos, el color de los ojos.
Sí, cómo me ocurre algunas veces, opera el efecto boomerang y quisiera leer ya esas conversaciones.

DTB, qué liberador quitarse todo eso que pesa. Tu post ha sido como un chip recordatorio.

Chao.

J. dijo...

espero que ahora estés más descansado después del día frenético de la mudanza.

la verdad es que deberíamos hacer mudanza más a menudo, para desprendernos de lo que no necesitamos y sea reciclado o reinsertado en la sociedad. O simplemente para no dajar que las cosas caigan en la obsolescencia percibida (más agresiva que la técnica)

por todo lo demás, el tiempo (o la vida) es bastante incompatible con cualquier trabajo

un parpadeo diestro

PD: yo estoy dispuesto a adoptar libros :-P

Elpenor dijo...

Por un lado, consuelo (pequeño): Monterroso decía que la bibliteca del pueblo donde creció era tan pequeña que sólo tenía libros buenos.

Por otro: me interesa para/por literatura: ante ti una realidad física objetiva cualquiera: una mierda de perro, por ejemplo. ¿Cómo la ves? ¿Qué ojo la observará? ¿Lo eliges tú? ¿lo echan suertes? ¿Danilo elige primero siempre y sólo si no le interesa se lo pasa a Manuel? ¿El ojo del culo es un ojo vestigial, protoojo o en la metáfora acaba su denominación?

Por último, aforismo: una mudanza es jugar con el Lego... a tamaño natural.

Patricia dijo...

Qué alegría volver a leerte, hacía tiempo que no entraba por aquí. Veo que la mudanza ya está lista y que en nada empieza tu nueva vida.

Por Italia todo va bien... demasiado bien :)

Hablamos, besitos.

Danilo T. Brown dijo...

hola a todos y gracias por estar aquí
sois bienvenidos siempre.

acabo de llegar, voy a improvisar un post.