viernes, 5 de septiembre de 2008

A MAMARLA

Me voy, se acabó, adiós Parla, anda y que te den mucho por culo. Se acabó eso de tener dos días libres y quedarse en casa sin saber qué hacer ni a dónde ir porque Parla es feo, es antiestético, tiene árboles de plástico y contenedores despedazados para reciclar basuras, dos días mirando el techo o mirando las manchas de la puerta que tengo delante del sofá, se acabó eso de coger el coche para ir Madrid a 120 km/h por la A-42, joder, gastar 20 € en gasolina super 95 sin plomo y aparcar en Usera para no meter el coche en zona azul o zona verde y coger el metro para acercar tu culo al centro, a Bilbao, a La Latina, a la calle Orense. El metro de Madrid huele a tienda de ultramarinos y hace ruido, huele a peluquería de señoras y ya no mola nada porque hay mucha gente y hay que hacer cola y el individuo que somos se aprieta, se estruja, se roza las caderas, se hace delgado, se embute en un vagón y huele el aliento de otros seres que también huelen el aliento de otros seres, ve cabezas llenas de caspa, pelos en las orejas, pequeñas geometrías que se aprecian a veinte centímetros de distancia, ve en el interior, atraviesa jerseys y gabardinas y lo que ve es sucio y va con prisa, y todo eso para tomarse una cerveza con uno mismo en un café medianamente en condiciones, con música que no suene a lo que suena la música de los bares de Parla. Perdón por el lenguaje. Me voy. Se acabó. Adiós Parla, anda y que te den mucho por culo. Que quede claro. Me voy de Parla, una ciudad dormitorio, una ciudad de las afueras, algún posmoderno fumador querría vivir en Parla, ver los descampados al asomarse a las ventanas, los jardines que no son nada, la vida de clase media honrada y trabajadora, los aros, los pendientes, las pulseras, todo el oro de las adolescentes con piercings sin sentido y con coleta y con corazoncitos tatuados en la nuca, manchitas, cagarrutas de paloma en forma de kanji o de delfín. La vida de una ciudad dormitorio es de lo que huyo, Parla, Móstoles, San Sebastián de los Reyes, la vida de lo que depende de Madrid, a veces voy a Madrid para tomar una copa, para ver a los amigos, para dar un paseo en condiciones porque andar por las calles mal asfaltadas de ciudades como Parla es algo que hace daño al organismo, los bloques de pisos de 5 plantas sin nada que ofrecer salvo enormes máquinas de aire acondicionado y toldos de color azul, a veces voy a Madrid para entrar en una sala de exposiciones, para pasar la noche en una buhardilla de Malasaña, un pequeño espacio, un círculo con buena decoración y una cocina muy pequeña donde puedo ser feliz por unas horas, a veces voy a Madrid para estar en Madrid, para vivir de 6 a 9 en una ciudad, en algo interesante y con sentido, con calles que te hablan, con puertas de madera en los portales, voy a Madrid en cuanto tengo un rato libre para salir de Parla y no morirme. Escribo esto encerrado en una habitación, con las luces apagadas, la persiana hasta abajo, escribo para no pensar en lo que me rodea, 25 años viviendo en Parla y montando en bicicleta en un barrio triste y sin vida, en un barrio parásito, en una forma de acoplarse de acomodarse en una forma de vivir la vida que es como decir bueno venga vale lo aceptamos tenemos hijos y que nos den mucho por culo. Me voy entonces, me mudo, se acabó, me piro. Pero no voy a mudarme a Madrid, qué pena, Madrid de todos modos está asfixiada con tanta circunvalación y tanto extrarradio y  tanta zona azul y zona verde y tanto agente de movilidad. No voy a Madrid, voy a Alicante. Cualquier cosa será mejor que Parla. Digo yo.

6 comentarios:

J. dijo...

en Parla no hay playa, vaya vaya..

el cambio de vida no soluciona la vida, sólo la cambia, pero luego arrastras el mismo cuerpo por distintos metros, y acabas dejando que violen los orificios nasales igualmente..pero la vida en la capital, o a 25 km de ella es única!

no todo lo que reluce es oro, y Parlas pueden surgir en cualquier lugar del mundo, vamos,que Parla es un concepto de la vida.

¿nada que te retenga?

fx dijo...

Parla suena a ciudad noise sin gracia. Sí.

Tendrás posiblemente unos días y noches más dinámicos en aquel espacio.
¿Escribirás allá con ambos ojos?¿Qué ojo tuyo brillará más?.

*

Creo que divago a estas horas de la madrugada :)

Pero sí, me pareció ver tu ojo izquierdo, aquí en mi bruma nocturna y me digo pllaaf, duerme ya.

Emilio dijo...

como alguien te escriba aquí el famoso poemita de Kavafis, lo mato

y olé por lo demás

Patricia dijo...

bravo!

Patricia dijo...

lo he estado pensando... creo que este post se va conmigo a Italia.

Danilo T. Brown dijo...

hay muchas cosas que me retienen, leñe, pero si me quedo más tiempo ¿qué será de mí?
Rain, seguro brillará más el derecho, pero no por nada, sino porque me es más fácil escribir con él, el izquierdo se toma su tiempo.
Emilio, creo recordar cual es... ese del viajero o algo así?el que se pira? anda pónmelo...
Patri... eres, de verdad, imprevisible. Me voy contigo a Italia!!!